Páginas

lunes, 17 de octubre de 2011

De aquí sólo se sale por la Chimenea


Habrá muchos, individuos o pueblos, que piensen más o menos conscientemente, que “todo extranjero es un enemigo”. En la mayoría de los casos esta convicción yace en el fondo de las almas como una 
infección latente; se manifiesta solo en actos intermitentes e incoordinados, y no está en el origen de 
un sistema de pensamiento. Pero cuando éste llega, cuando el dogma inexpresado se convierte en la 
premisa mayor de un silogismo, entonces, al final de la cadena está el Lager.


Hoy, sin realmente saber la razón he recordado estas memorias. Siempre he tenido una especial obsesión por todo lo que atañe al Holocausto, ese abismo negro, el acantilado Nihilista que paradojicamente ya anunciaba Nietzsche, y de quien luego tomaron palabras para sustentar las bases ideológicas de la mayor catástrofe de la razón en toda la historia de la Humanidad. ¿ A qué nos llevó la Ciencia, la Razón...?, ¿Son verdaderamente ídolos huecos como decía el alemán? Esta obra, junto con la de Viktor Frankl, Anna Frank,Irene Némirovski siempre han logrado fascinarme, horrorizarme y hacerme releer cada línea por no entender lo que ellos me contaban.


En Si esto es un hombre, descubrimos hasta qué punto llega el ser humano con tal de sobrevivir, ese vestigio instintivo y primario que nos aferra a la vida, aunque esta ya ni tan si quiera pueda considerarse humana. Se preguntaba Levi si es un hombre quien trabaja en el fango, quien no conoce la paz, quien lucha por la mitad de un panecillo. Se pregunta si es una mujer quien no tiene cabellos ni nombre,ni fuerzas para recordarlo, vacía la mirada y frío el regazo. ¿Hasta qué punto nos pueden quitar la Humanidad? ¿Cuándo uno deja de ser humano para convertirse en cuerpo inerme que responde a los instintos? Tras la alambrada del Lager se intentaba que los presos fuesen reducidos a la mínima expresión del ser, sin nombre, sin cabello, sin ropa, sin familia, sin pertenencias... Sólo quedaba lo único que no nos pueden  quitar, nuestro conocimiento, nuestra memoria y nuestros deseos. De ese espacio imperturbable del humano al que ya nada pueden arrebatarle nacen los muchos relatos como el de  Levi, personaje al que debemos agradecer no sólo que tuviese la fuerza (y suerte) de sobrevivir, sino la fortaleza para no dejar de ser hombre, de gritarse cada día, como decía Miguel Hernández "no me dejéis ser bestia", para tiempo después contarnos la historia del Lager, la síntesis del dolor compartido de las millones de personas que murieron por la locura de la racionalidad, por la enfermedad de Occidente que se gestaba entre la modernidad y el progreso.


No olvidemos, poco importa algo que te puedan arrebatar. Construye la vida construyendo la mente. Y como decía  Bías de Priene mientras salía de su ciudad a causa de un asedio sin cargar pertenencia alguna y ante la extraña mirada de sus conciudadanos " Omnia mea mecum porto".


Buenas noches,
Núria.

domingo, 16 de octubre de 2011

Louis, creo que este es el principio de una gran amistad.

Hace casi un mes empecé mis estudios de Traducción y Comunicación Intercultural.Tras años y años soñando con el momento de llegar a la Universidad y empezar traducción, aquí estoy, empezando a empedrar el camino de mi vida. 

Quiero que este Blog se convierta en mi compañero en este viaje que me queda por delante, allí donde libere mis ideas, pasiones y reflexiones de domingo a las 7 de la tarde. 
Y hoy me pregunto, ¿Por qué siempre he querido ser Intérprete?
Creo que la única respuesta posible son los Viajes. Para mi vida, para entender cómo soy yo hay que entender la huella que han dejado en mí. Desde los 4 años he tenido la suerte de poder visitar más lugares que años tengo. No hay nada como salir de tu casa para descubrir lo verdaderamente insignificantes que somos. Contra más viajo, más rechazo el patriotismo, no hay aquí nada que pueda ser mejor que en cualquier otro lugar. Honestamente, me siento ciudadana del mundo.

Esta foto la tomé este verano, en Annecy, una maravillosa ciudad francesa entre los Alpes en la que estuve viviendo un mes. Ese tiempo que pasé allí ha sido una de las mejores experiencias que he vivido. Relacionarte con gente de los 5 continentes, conocer sus vidas, sus pensamientos y sus costumbres. Comunicarte en esencia, que es para lo que estudio y me esfuerzo. Es inherente a nuestra humanidad, la necesidad de expresarnos y por eso me fascinan las lenguas y los viajes más que nada en el mundo.

Libros entre manos, demasiados, pero soy incapaz de no empezar un libro que me atrae aunque ya este leyendo otro, así pues en mi mesita de noche duermen a día de hoy: "Crónica de una muerte anunciada" G.G.Márquez, "El Dardo en la Palabra" L.Carreter, "La Première Nuit", M. LeviYa los comentaré por aquí cuando termine alguno de ellos.

Feliz domingo,
Núria.